Del régimen económico matrimonial. Especial referencia al régimen de separación de bienes.

El régimen económico matrimonial se podría definir como la gestión de las relaciones jurídicas y patrimoniales que surgen en el seno del matrimonio. En España, existen tres regímenes económicos matrimoniales diferentes:

  • Régimen de gananciales. Se produce cuando los cónyuges se casan bajo el régimen de bienes gananciales. Así a ambas partes les pertenecerán las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, pero también las deudas.
  • Régimen de separación de bienes. En éste régimen económico, cada cónyuge conserva la propiedad y administración de sus bienes por separado, tanto los adquiridos antes del matrimonio, como durante el mismo.
  • Régimen de participación. Funciona como un régimen de separación de bienes mientras que se está casado, pero al producirse un divorcio, cada cónyuge participará en las ganancias o disminuciones de su patrimonio.

En cualquier caso, las partes podrán estipular en capitulaciones matrimoniales el régimen económico del matrimonio, pudiendo modificarlo con posterioridad al matrimonio. Así lo recoge el artículo 1315 del CC. 

Si al momento del matrimonio las partes no han acordado expresamente el régimen económico matrimonial,  se aplicará el de gananciales. No obstante, hay comunidades como Cataluña, en que el matrimonio se rige por el régimen de  separación de bienes, salvo acuerdo en contrario.

También es preciso comentar que no es necesario fijar el régimen económico con carácter previo al matrimonio, sino que se prevé la posibilidad de que con posterioridad a las nupcias los cónyuges acuerden suscribir capitulaciones matrimoniales acordando un nuevo régimen económico matrimonial. 

separacion-de-bienes-arrecife-lanzarote

Dicho lo anterior, en especial referencia al régimen de separación de bienes, se procede a analizar las ventajas y desventajas que dicho régimen comporta.

Ventajas del régimen de separación de bienes

Ventajas del régimen de separación de bienes:

  • Cada parte conserva la propiedad de su patrimonio.
  • Cada cónyuge podrá disponer libremente de sus bienes y patrimonio, sin necesitar el consentimiento del otro. A excepción de la vivienda familiar.
  • De las deudas que ocurran tanto anteriormente  como dentro del matrimonio, cada cónyuge responde con su patrimonio personal. Excepto las deudas contraídas para la contribución de las cargas familiares.
  • En caso de separación o divorcio, cada cónyuge conservará la propiedad de sus bienes y será más sencillo el proceso de separación o divorcio.
  • Facilita el reparto de la herencia.
  • No impide que los cónyuges puedan adquirir bienes en común.
  • Es conveniente cuando una de las partes sea empresario, autónomo o profesional libre. También cuanto uno de los cónyuges tenga un patrimonio importante anterior al matrimonio, o bien cuando en un segundo matrimonio haya hijos no comunes.

Desventajas de la separación de bienes

Realmente hay pocas desventajas en el régimen de separación de bienes. Principalmente pueden ser de carácter personal afectando a la relación personal entre las partes, dado que al ser un régimen menos solidario, el cónyuge que no trabaje o realice trabajos en el hogar está en clara desventaja económica. 

Pueden surgir problemas graves si los bienes adquiridos en común están solamente a nombre de uno de los dos. 

No existe la obligación de informar al cónyuge de los movimientos económicos que se realizan, fomentando de esta forma el individualismo. 

En Fuenmayor Abogados somos especialistas en Derecho de Familia, pudiendo ayudarte a gestionar las capitulaciones matrimoniales o, simplemente, asesorarte de los diversos regímenes matrimoniales que existen y sus implicaciones legales.